Definido vs. Definición extrema



Dos términos. Aparentemente similares, aparentemente el mismo plan de actuación. Ni de lejos. Hay mucha información confusa/incorrecta en la industria del fitness, y mucha gente asume que pasar de estar definido a estar shredded (entendiendo por esto el punto de competición) es solo cuestión de estar en déficit durante más tiempo. No podría estar más lejos de la realidad.

La diferencia entre estar definido y estar shredded es enorme, hay que ser consciente de ella y respetarla.

A pesar de que, técnicamente, es todo cuestión del déficit, aquí no estamos hablando de las calorías que entran por las que salen. Estamos hablando de verdadera fortaleza emocional y autodisciplina. Conseguir estar definido es fácil, pero conseguir estar shredded es lo más complicado que puedes hacer en el fitness/culturismo.

Sinceramente, si no tienes una necesidad real de estar en el punto de competición (solo “necesitas” llegar a ese punto cuando vas a competir), nunca sugeriría llegar a ese punto. Aquí te explico el por qué.

¿CUÁL ES LA PRINCIPAL DIFERENCIA?


Cantidad de grasa corporal… y lo que ello implica. Si quieres estar definido basta con que llegues al 9 – 10 % de grasa corporal, lo cual es un rango sano y sostenible, en el que te sentirás y te verás genial. Pero si quieres estar shredded, tendrás que bajar al 4 – 6%, así que prepárate para sentirte como un zombie.

Cuando estás definido, todo está bien. Tus hormonas están equilibradas y funcionando de forma optima, tienes energía, te sientes bien, tu estado de humor es bueno, puede que tengas algo de hambre de vez en cuando, pero nada del otro mundo, tampoco tienes muchos antojos, duermes bien, etc. En otras palabras, te sientes y te ves genial.

No obstante, cuando estas shredded, es otra historia. Tu cuerpo no querie llegar a un porcentaje de grasa tan bajo, literalmente piensa que se está muriendo y activa el modo supervivencia.

Esto significa que:


- Tus hormonas se van a volver locas: la grasa juega un papel crucial en la secreción de hormonas y su equilibrio. Cuando bajas al 4 – 5% GC, tu cuerpo no tiene suficiente grasa para funcionar correctamente por lo que tu sistema hormonal empezará a hacer exactamente lo contrario a lo que debería: el cortisol por las nubes, HC y testosterona mínimos, leptina por los suelos… y como consecuencia de ello, ocurrirá todo lo que vas a leer a continuación.

- Tendrás hambre 24/7: de nuevo, tu cuerpo no quiere estar tan bajo de grasa, por lo que empezaras a tener hambre constantemente. Tu cuerpo te intentará forzar a que comas para poder volver a ganar algo de grasa.


- Antojos constantes: no solo tendrás antojos de forma permanente, sino que tendrás los antojos más raros que te puedas imaginar. Alimentos que no sueles comer porque no te llaman la atención, empezarán a parecerte un manjar.

- Tu estado de humor: agotado, irascible, asqueado, adormilado, atontado, letárgico, no tendrás ganas de nada, ¿impulso sexual? ¿Qué es eso? No tendrás paciencia para nada… en otras palabras, te vas a sentir como una mierda. Siento ser tan vulgar, pero es literalmente como te vas a sentir.


- Insomnio: puede que sea el hambre, puede que sea por el cortisol por las nubes o puede que sea porque tu cuerpo quiere que comas y ganes grasa, pero te va a costar muchísimo dormir. Tu cuerpo intentará mantenerte despierto para obligarte a comer (inducido por el desequilibrio hormonal). Así que dado que te recuperas cuando duermes, y dado que no vas a dormir todo lo que deberías, no te recuperaras bien de tus sesiones, por lo que la fatiga muscular va a ser uno de tus nuevos mejores amigos. 4 – 5 horas de sueño se van a convertir en la regla general para ti (fatiga muscular + falta de sueño = zombie).

- Autodisciplina y fuerza emocional de otro calibre: te acuerdas de Gollum del Señor de los Anillos, ¿verdad? Bien, porque ahora tendrás dos personalidades: 1 – tú, queriendo seguir definiendo, entrenando y dándolo todo; 2 – el diablo, desarrollado por tu propia mente, que va a hacer todo lo posible para que te salgas de tu camino, te saltes entrenamientos, te saltes la dieta y te saltes el cardio. Básicamente tendrás una lucha interna constante entre querer hacerlo todo y no querer hacer nada en absoluto.



Estar definido es cuestión de monotonía. Simplemente tienes que desarrollar los hábitos correctos y repetir el ciclo: comer en déficit calórico, entrenar, cardio, dormir, repetir. Simplemente repites ese patrón hasta que llegas al punto que quieres.

Llegar a estar shredded lleva las cosas a otro nivel de sacrificio, disciplina y dedicación.

¿QUÉ ES SOSTENIBLE?


Muy bien, lo has adivinado: estar definido lo es, el punto de competición no.

Las consecuencias de ese punto son tan extremas que no es posible mantenerse en un porcentaje de grasa corporal tan bajo durante un largo periodo de tiempo. No es sostenible y no es sano.

Los competidores de fitness/culturismo solo se mantienen en ese nivel durante un par de semanas como mucho. Una vez han competido, vuelven al rango del 7 – 10% en menos de un mes.

Estar definido es sano y sostenible, pero el nivel shredded es solo un estado temporal con un objetivo final. Una vez alcanzado el objetivo (el 99% de las ocasiones es competir) no tiene ningún sentido seguir torturándose a uno mismo.

¿QUÉ DEBERÍAS HACER?


Probablemente ya te imagines cual es mi respuesta, pero vamos a comentarlo para ver el por qué de mi respuesta.

El contexto lo es todo, así que piensa primero en el tuyo. ¿Quieres competir y ganarte la tarjeta de pro de la IFBB? ¿simplemente quieres perder algo de grasa? ¿o quieres estar mas o menos bien para la playa en verano y dar envidia a tus amigos? Sea cual sea tu caso, la respuesta es muy simple: si vas a competir, shredded. Para lo demás, definido.

Ya lo hemos comentado. Llegar al punto de competición es peligroso, no es sano y simplemente no es algo lógico a no ser que vayas a competir.

Más vale mantener tu porcentaje de grasa corporal algo más elevado y poder disfrutar de la vida, que estar torturándote a ti mismo sin ningún sentido.

¡Esto es todo por hoy! Si tienes cualquier duda, pregunta, sugerencia o crítica constructiva no dudes en dejarla en los comentarios o coméntamela a través de mis redes sociales.

¡y no te olvides de compartir el post!

Nos vemos en la próxima! :)